publicidad superior
Visto 106 veces

La Patria que nos queda: comer mango


 

JORGE JIMENEZ

Actualmente en Venezuela, aunque en el exterior no lo crean ni lo vean así, los venezolanos lo que estamos es literalmente sobreviviendo, no es cuento, es la realidad que padecemos y sentimos a diario quienes aún persistimos en lograr un cambio en un país que después de 18 años de “revolución” está sumido en las ruinas. Y es que ya no se trata de libertades tan elementales como el derecho humano de expresarnos, de estar informado, de tener un libre esparcimiento, del derecho a la salud o de trabajar, ya todo eso aparentemente para el régimen, quedó atrás, ahora mismo lo sustancial es que luchamos día tras día, en una carrera de resistencia humana, por comer, así como lo leen estimados lectores, es una lucha cuerpo a cuerpo, de carácter social, en la que lo importante es netamente comer, aunque quizás no logremos hacerlo tres veces al día como antes.

Nos enfrentamos a un régimen que por razones ideológicas prefiere que pasemos hambre antes de admitir que su modelo económico, político y social ha fracasado; mientras los padres venezolanos y de buena voluntad, lo único que desean evitar es que sus hijos pasen hambre, el gobierno nacional nos tiene entrampados y encerrados en esta acción desquiciada, que no distingue colores políticos, que nos afecta y destruye lentamente “a todos por igual”, casi como un slogan de marketing político, porque cuando vamos al mercado y hacemos enormes colas, de hasta 8 horas diarias, para siquiera comprar un kilo de arroz o de harina de maíz precocidad, nadie tiene privilegios, simplemente todos tratamos de comprar los mismos productos al precio que sea para sobrevivir, porque los seres humanos podemos dejar de ir al cine, o tratar de rezar para no enfermar, pero no podemos dejar de comer.

Tenemos : ya que según estimaciones del gobierno de Maduro el sueldo mínimo en Venezuela es el más alto de Latinoamérica, sin embargo, apenas un trabajador cobra no dura el dinero en sus manos un par de días; la inflación en los alimentos básicos sobrepasa ya el cien por ciento ¿Cómo le explica una madre a su hijo de meses que está llorando que no consigue la leche para hacerle su tetero? Además una madre que dé leche materna debe estar bien alimentada, porque de lo contrario producirá una leche baja en nutrientes o simplemente esa mujer quedará debilitada.

Hace un par de meses escribíamos que venía en camino una hambruna inevitablemente, hoy ya podemos afirmar sin cortapisas que la hambruna llegó a las calles de las principales ciudades y pueblos del país, lo observamos a diario cuando recorremos las periferias y vemos cómo personas con buenos atuendos revisan sin pena alguna las bolsas de basura, con el fin de tratar de encontrar siquiera algún resto de comida dejado “generosamente” por un comensal que llenó su estómago en algún restaurante, al que menos del uno por ciento de los venezolanos tiene acceso en la actualidad.

La Patria que tenemos acuñada por el “comandante supremo” nos está matando de hambre, porque no podremos comprar con la misma cantidad de dinero los mismos productos, muchas familias ya comen dos o una sola vez al día, y lo que es peor aún, deben decidir entre comprar arroz, pasta y huevos o una afeitadora y un jabón para bañarse o para lavar la ropa; incluso tal vez decidir entre comer o dejar de pagar los servicios básicos: agua, electricidad o telefonía; enfermarse hoy en Venezuela es un lujo y a la vez una lotería, ya que los sueldos no alcanzan para pagar una clínica e ir a un hospital público es casi cavar su propia tumba, porque no tienen insumos y para colmo los familiares deben comprarlos, y al ir a la farmacia, la “mala nueva” es que no hay lo que buscan.

El desempleo continua en una “subida libre”, las zonas industriales son cementerios industriales, el estado Carabobo es el más elocuente ejemplo de lo que decimos; hace unos días vendió sus activos la primera empresa transnacional estadounidense que hacía vida en el país desde hace décadas, porque el gobierno venezolano en su afán de controlarlo todo ha alejado a los inversionistas nacionales y extranjeros.

Lo que sí estamos seguros que nos queda de Patria son los arboles de mango, ese fruto generoso y rico en: magnesio, provitaminas A y C, hierro, proteínas, carbohidratos, glucosa natural y potasio, con el que Dios ha bendecido a este hermoso país. En nuestros recorridos diarios ahora hemos observado con gran preocupación cómo decenas de personas han “redescubierto” que comer mango de desayuno, almuerzo y cena es lo que los está “salvando” de la desnutrición. Ancianos, jóvenes, niños, hombres y mujeres buscan alimentarse de forma completa con esta fruta. No obstante, nos ha llegado la información de que el gobierno nacional ha detectado a los palos de mango como un elemento trascendental para poder ganar la “guerra económica” al imperio, por lo cual en los próximos días el presidente Maduro decidirá decretar la expropiación y nacionalización de todos los palos de mango que haya en Venezuela, con el fin de evitar que los Yanquis derroten a la “revolución socialista” más importante del siglo XXI, que rodilla en tierra ha decidido que hasta comer mango será un delito. En este momento por lo visto no hay dólares, no hay medicinas, tampoco precios justos, ni sueldos justos, lo único que sí estamos seguros que hay es mango como arroz y gratis: Por Ahora.

 

                                                  Lcdo. Jorge Isaac Jiménez Flores

                                                            Periodista Venezolano 

                                                            CNP: 16.658

Correo electrónico: jisaacjf@gmail.com

                                     Twitter: @jorgeisaacjim

 

Facebook Comments
Comparte...Print this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pageShare on LinkedInEmail this to someone

URL: http://www.diarioelnacionalista.com.ve/?p=23411

Comentarios estan cerrados


divisor 2

EN TWITTER

Galería de fotos

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS (C) DIARIO EL NACIONALISTA C.A. 2017 | Rif: J-30174859-0 | DISEÑO Y MANEJO POR: DPTO. CREATIVO. (creativo@diarioelnacionalista.com.ve)