publicidad superior
Visto 184 veces

Tiempos de transición: ¿De democracia a dictadura?

JORGE JIMENEZ

Está nuestro país, Venezuela, pasando por uno de los momentos más duros de su vida democrática de los últimos 18 años, democracia que a nuestro parecer está a punto de espirar o ya feneció, debido a los innumerables controles gubernamentales, que van desde disponer lo que podemos ver en la televisión nacional, aspecto que tuvo su momento más álgido cuando el funesto Chávez decidió que el canal más longevo y plural del país no renovara su concesión (RCTV), hasta decidir, sobre todo en los últimos 5 años lo que debemos o no comer, beber e incluso el gobierno ha tenido el tupé de inmiscuirse en una decisión tan íntima como el higiene personal de las venezolanas, escudándose en el slogan de marketing político-electoral “guerra económica”.

Durante los primeros años del gobierno del finado teniente coronel Chávez, su otrora ministro de Comunicación e Información, Andrés Izarra puso de moda el término “hegemonía comunicacional”, tal vez un concepto que para entonces lo veríamos como una alucinación, sin embargo, el tiempo nos ha dado la razón a muchos de los que creíamos que el “socialismo del siglo XXI” era capaz de llevar a cabo eso y muchos aspectos más cruentos adelante, con tal de lograr la destrucción absoluta de lo que ellos llaman “sistema imperialista de gobierno” que terminó por tragarse a la burocracia de la izquierda socialista y comunista, apoderada de todos los negocios habidos y por haber mientras respiren en el poder; y que para lograrlo, sin duda, necesitan de esta hegemonía mediática para terminar de clavar la estocada final del régimen dictatorial con el que ellos sueñan.

La política de intimidación y censura contra los medios de comunicación libres e independientes ha logrado hasta ahora el cierre técnico de decenas de diarios impresos que no se arrodillan ante el régimen y que hacen vida en diversas regiones del país, aunado a la compra casi obligada de otros medios impresos nacionales y de provincias que tienen como línea editorial la autocensura y que diariamente lo único que hacen es publicar boletines “propagandísticos” del gobierno, enviados por las oficinas de información de los diversos ministerios, gobernaciones o alcaldías socialistas, para complacer a sus nuevos “dueños” o a sus “testaferros” que simplemente reciben órdenes de las altas esferas del poder.

Frente a esta aberración gubernamental los venezolanos libres intentan surfear bajo los “lineamientos” de las redes sociales, empero, más importante aún es la aparición de un grupo de medios verdaderamente libres e independientes de los tentáculos del poder y que le están haciendo la vida cuadritos al gobierno del presidente Maduro; ya que no logra dar con alguna forma de chantaje para callarlos y esto lo ha hecho entrar en cólera, por lo cual ha decidido que los periodistas, corresponsales, reporteros gráficos y camarógrafos de estos medios son “objetivo de guerra” por no prestarse a los idearios publicitarios gubernamentales. La semana pasada hubo una demostración de fuerza de este tenor por parte de dirigentes y autoridades de gobierno, al robar vilmente equipos y agredir física, verbal y psicológicamente a 17 colegas periodistas y trabajadores de la prensa de diversos medios que hacen vida en Caracas y que recibieron ofensas públicas y notorias incluso por parte de la autoridad Única del Distrito Capital, con lo cual el gobierno de Maduro lo que demuestra es que cada minuto que transcurre en Venezuela se vulnera más el derecho al libre pensamiento y a la libertad de los venezolanos de estar informados, ambos, derechos universales consagrados en los artículos 57 y 58 de la Constitución Nacional pateada y escupida por los representantes del régimen autoritario.

Cuando la oposición venezolana, hoy MUD, cometió el gravísimo error de no participar en aquellas famosas elecciones parlamentarias del año 2005 y dejarle el camino libre al chavismo para hacer lo que le viniera en ganas, le dio, a la “revolución” la más férrea herramienta para controlar todo, en especial la información que se publicaba en los medios de comunicación. Desde ese instante vivimos en una democracia surrealista, bizarra, ya que tenemos un gobierno que le causa escozor escuchar una simple crítica contra su manera de manejar las políticas públicas y que tiende puentes a su adversario cuando se siente ahogado, cuando necesita respirar, como lo ha hecho las últimas dos semanas para evitar que se realice el referendo revocatorio en el año 2016 o cualquier otra alternativa democrática y constitucional como el llamado a una nueva Asamblea Nacional Constituyente, que permita salir definitivamente de esta pesadilla que hoy vivimos los venezolanos; esperamos que no sea cierto lo que dicen algunos analistas, que señalan que el llamado G-4 (PJ, AD, VP y UNT) de la Mesa de la Unidad Democrática está mordiendo el peine o se está presta nuevamente a la estrategia de diálogo para darle una bocanada de aliento al régimen; como si lo verdaderamente importante fuere que el gobierno de Maduro siga adelante a pesar de los vejámenes, violaciones y humillaciones que viven a diario los venezolanos que recurren a las colas en los supermercados, mercales, pedevales, etcétera, para comprar dos o tres kilos de arroz, pasta y harina de maíz precocida. Diálogo sin resultados no sirve, Venezuela no aguanta más, no tiene tiempo, se necesita una válvula de escape, y eso es el REFERENDO REVOCATORIO YA.

Al parecer los venezolanos de a pie, vivimos una gran prueba de resistencia humana, al no contar con: un servicio de agua limpia y descontaminada, electricidad sin cortes diarios, libertad para escoger en los mercados lo que queramos comer, artículos de higiene personal y seguridad ciudadana; para colmo nos enfrentamos a un gobierno que tiene entre sus prioridades la hegemonía comunicacional, en donde todo se diga a través de un solo medio, una sola emisora de radio y un solo canal de televisión, un régimen que sueña con la definitiva conversión de democracia a con medios propagandísticos como vehículo para lograrlo.

Lcdo. Jorge Isaac Jiménez Flores

CNP: 16.658

Correo electrónico: jisaacjf@gmail.com

Twitter: @jorgeisaacjim

Facebook Comments
Comparte...Print this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pageShare on LinkedInEmail this to someone

URL: http://www.diarioelnacionalista.com.ve/?p=23697

Comentarios estan cerrados


divisor 2

EN TWITTER

Galería de fotos

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS (C) DIARIO EL NACIONALISTA C.A. 2017 | Rif: J-30174859-0 | DISEÑO Y MANEJO POR: DPTO. CREATIVO. (creativo@diarioelnacionalista.com.ve)