publicidad superior
Visto 186 veces

Los Guariqueños obligados a escoger entre vestir, comer o comprar medicinas

Tener que elegir, entre comer y vestirse, o comer y comprar las medicinas, es un quehacer poco gratificante.

Sanjuaneros entre Tener que , entre comer y vestirse, o comer y comprar las , es un quehacer poco gratificante.

San Juan de los Morros..No estoy trabajando, porque tengo cáncer. Tengo un Linfoma Hodgkin, por lo que no estoy haciendo nada por los momentos. Estoy esperando que me hagan un trasplante de médula”, cuenta Oswald Rincón, quien pasa mas de  ocho horas en la búsqueda de comida en la ciudad capital.

Oswald es parte de esa mayoría que vive sus días en una cola. “El jueves pasado estuve hasta las tres de la tarde haciendo cola, y no compré nada. Muchas veces he dejado de comprar mi medicina, por comprar una harina bachaqueada. Tengo año y medio, que no sé qué es comprar ropa nueva”, agrega este joven. Sin importar cuánto tiempo lleve en la cola, Rincón asegura que no tiene ni idea de qué van a vender, y mucho menos si podrá irse con algunos artículos a su casa.

En la misma cola, y aunque ninguno de los dos lo sabe, está Dayana Acosta, quien por poco amaneció en la fila, pues normalmente llega a las cuatro de la mañana.

Acosta, de unos 22 años de edad, está acompañada de dos personas, por la confianza entre ellas, no es una amistad del día. Ella relata que pasa sus jueves así: de cola, en cola. “Ya no voy al cine.Mientras más pueda ahorrar para la comida, muchísimo mejor”, confiesa Dayana.

En el otro lado de la ciudad, se encuentra Jordan Jiménez, quien con un poco más de 23 años, hace religiosamente su cola. “Aunque no tengo niños pequeños en casa, hemos dejado de ir a la playa y al cine en familia. A veces pasamos todo el fin de semana haciendo colas”, narra Jiménez, un oriental radicado en la ciudad capital. Jordan confiesa que a su familia todavía no les ha afectado la situación por completo. Da gracias a Dios, porque ni siquiera han tenido que acudir a los bachaqueros.

Tapar el sol con un dedo, resulta imposible, así como pasar el día a la intemperie, ya no es sinónimo de recreación. Tener que elegir, entre comer y vestirse, o comer y comprar las medicinas, es un quehacer poco gratificante.

Facebook Comments
Comparte...Print this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pageShare on LinkedInEmail this to someone

URL: http://www.diarioelnacionalista.com.ve/?p=26887

Comentarios estan cerrados


divisor 2

divisor 2

EN TWITTER

Galería de fotos

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS (C) DIARIO EL NACIONALISTA C.A. 2017 | Rif: J-30174859-0 | DISEÑO Y MANEJO POR: DPTO. CREATIVO. (creativo@diarioelnacionalista.com.ve)