publicidad superior
Visto 118 veces

Una marcha más para un tigre

JOSE LUIS PADUEY COLUMNISTA OPINION

Dicen que será histórica, inédita y planificada, atiborrada de ciudadanos y colmada de expectativas. Que será la consagración popular, para acelerar los procesos y devolverle la solemnidad a un pueblo, de cuyos derechos ya no queda ni el polvo.

Pero en el rigor del escepticismo y la incredulidad pública, está también el cansancio de andar y andar en una constante , mientras el percutor socialista sigue socavando con violencia la calma de un pueblo, el cual sufre más por lo infructuoso de tanto caminar sin lograr nada en balde, que por la callosidad, el sol excesivo y el agotamiento del propio ánimo.

Ahora la bautizaron “La toma de Caracas”, la mayor de las movilizaciones, la verdadera batalla por el cambio y con claros objetivos de organizar a los simpatizantes de la oposición, ejerciendo presión para que el revocatorio y las elecciones regionales se concreten en 2016.

Me reconozco un drástico adepto a no seguir marchando. Siempre argüí que los marchistas deberían ser los militares, los deportistas de la especialidad y aquellos que asumimos con valentía las mieles del matrimonio y escuchamos con resignación la marcha nupcial.

Pese a tener una serie abultada e incesante de recorridos callejeros para exigir mis derechos en estos casi 20 años de agonía comunista, mi discrepancia por esta vía se elevó, al siempre llegar a mi hogar tras el recorrido, con un sudor copioso y observar en la misma parsimonia a un Gobierno sin recatos.

Pero  mi inercia e incredulidad en este tipo de eventos cambió con la última perorata de la presidenta del CNE. En su gran teatro de las vanidades, cuando apareció en escena con el mismo semblante, ceremoniosa y con su aire fatal de estar acostumbrada a atesorar el interés colectivo, echó al traste con la esperanza del revocatorio, pues ni en la calculadora más optimista dan los números para efectuar el plebiscito este mismo año, permitiendo enganchar a este nefasto mandato hasta finalizar el período. La mascota doméstica y alcahuete siempre defenderá al amo dictatorial que le da de comer.

¿Realmente existe verdaderamente la posibilidad de un revocatorio con unas instituciones judiciales y electorales apegadas en el abuso a este destartalado gobierno? La respuesta a este muladar de la supervivencia está en la inflexible, portentosa y frenética voz popular, revestida de la valentía incomparable de quienes ansían justicia y el acomodo de lo altamente descompuesto; desenroscar a los facinerosos de la opulencia del poder y apagarles ese vicio de la fachada democrática, así como sus discursos de defensa de un pueblo sacrificado por ellos mismos, pues la idea es hacer causa común por el retorno de la libertad y los valores.

Nos calzaremos los zapatos más gastados. Nos acomodaremos la cachucha tricolor ya descolorida por el uso y saldremos con la entereza de los esperanzados, en la búsqueda de respuesta a los sueños inconclusos; pletóricos de fe pese a las adversidades y las aflicciones sembradas con el engaño.

Probablemente la conmoción desprendida por esta nueva marcha sea una vela encendida en el ocaso de las posibilidades. Seguramente sigamos contaminados por la certidumbre de que pronto cambiará la situación nacional. O tengamos el irremediable empeño de devolvernos la felicidad de hace unas décadas, cuando insistíamos en una transformación y no estábamos tan mal. Ahora volvió a girar la ruleta, a la espera de que salga el número de la suerte para nuestra amada Venezuela.

 

MgS. José Luis Zambrano Padauy

Director de la Biblioteca Virtual de Maracaibo “Randa Richani”

zambranopadauy@hotmail.com

@Joseluis5571

 

Facebook Comments
Comparte...Print this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pageShare on LinkedInEmail this to someone

URL: http://www.diarioelnacionalista.com.ve/?p=27325

Comentarios estan cerrados


divisor 2

EN TWITTER

Galería de fotos

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS (C) DIARIO EL NACIONALISTA C.A. 2017 | Rif: J-30174859-0 | DISEÑO Y MANEJO POR: DPTO. CREATIVO. (creativo@diarioelnacionalista.com.ve)