publicidad superior
Visto 50 veces

Presidente filipino pidió que el exdictador Marcos sea enterrado como héroe

japon

***El debate entre los filipinos pro y anti Marcos se ha reavivado en Filipinas por la orden del nuevo presidente, Rodrigo Duterte, de enterrar al antiguo autócrata en el Cementerio de los Héroes, un camposanto reservado a soldados y figuras políticas destacadas.

Manila// La posible sepultura en el Cementerio de los Héroes del exdictador de Filipinas Ferdinand Marcos, que gobernó con puño de hierro el país durante más de dos décadas, vuelve a dividir a la sociedad filipina, que no consigue zanjar uno de los episodios más oscuros de su historia.

“Marcos se merece ser enterrado como un héroe, y mucho más. Hay gente que se queja ahora del gobierno de Marcos, pero la realidad es que en Filipinas nunca hemos vuelto a vivir así de bien”, dice Jun Enríquez, dueño de un pequeño negocio en Manila y seguidor incondicional del exdictador que lideró el país de 1965 a 1986, informó Efe.

La realidad del régimen de Marcos, acusado de ser el responsable de la muerte, tortura o detención ilegal de más de 100.000 personas y de haber robado unos 10.000 millones de dólares, fue bien distinta para Susan Quimpo, que desde los 12 años vivió la brutal represión del mandatario con el arresto de 5 de sus hermanos.

“De ellos, uno murió y otro desapareció y nunca más volvimos a verle, por lo que le hemos dado por muerto”, explica Quimpo, que siendo aun una niña dedicaba sus fines de semana a buscar a sus hermanos en los centros de detención militares.

El debate entre los filipinos pro y anti Marcos se ha reavivado en Filipinas por la orden del nuevo presidente, Rodrigo Duterte, de enterrar al antiguo autócrata en el Cementerio de los Héroes, un camposanto reservado a soldados y figuras políticas destacadas.

Mientras el Tribunal Supremo de Filipinas decide si desecha o no los recursos presentados que tratan de impedir la privilegiada sepultura de Marcos, las víctimas de la dictadura han realizado numerosas protestas en las que se ven forzadas a recordar su sufrimiento.

“Mi hermano era estudiante, tenía 19 años. Le detuvieron y ataron un cable con corriente a su pene y le electrocutaron mientras tenía los pies en un charco de agua. Le inyectaron agua con una jeringuilla en sus testículos. Y así durante varios días”, relata Quimpo.

Según Duterte, el entierro en el Cementerio de los Héroes de Marcos, que su familia ha venido reclamando desde hace décadas, tiene el objetivo de cerrar el asunto y permitir que los filipinos “curen sus heridas”.

“¿Tú ves que nos estemos curando? Yo no lo veo. De hecho, están desgarrando las heridas y echando sal en ellas”, responde Quimpo a las declaraciones del actual presidente filipino, que lleva poco más de dos meses en el poder.

“¿Cómo puede haber cura si los Marcos aun no han admitido que (…) han saqueado nuestra economía, que han violado y encarcelado? Si quieren unidad, que admitan la verdad”, asevera.

Sin embargo, los defensores del exdictador quieren dejar al margen del debate las consecuencias de los crímenes que cometió Marcos, y aseguran que tiene derecho a ser sepultado en el Cementerio de los Héroes por el mero hecho de que haber sido presidente de Filipinas.

“Las emociones y sentimientos de las víctimas no tienen relevancia”, dijo recientemente en una de las vistas del Tribunal Supremo la abogada de la familia de los Marcos, Hyacinth Rafael-Antonio.

Además, arguyen, Marcos fue un militar destacado durante las batallas de la Segunda Guerra Mundial que se libraron en Filipinas, aunque la Comisión Nacional Histórica del país (NHCP) ha planteado serias dudas sobre el papel que realmente jugó el exdictador en el conflicto.

Según un informe de la NHCP, el registro militar de Marcos -que indica que fue condecorado con la Cruz por Servicio Distinguido, la Estrella de Plata y la Medalla del Corazón Púrpura- está “cargado de mitos, inconsistencias de los hechos y mentiras”.

Por el momento, el Tribunal Supremo ha paralizado el proceso de la sepultura de Marcos hasta el próximo 18 de octubre mientras delibera si el antiguo líder absolutista merece ser enterrado en el Cementerio de los Héroes.

El cuerpo de Ferdinand Marcos, que murió en el exilio en Hawai en 1989 tras ser depuesto tres años antes, fue trasladado a Filipinas en 1993, y desde entonces ha permanecido embalsamado en un mausoleo en su provincia natal de Ilocos Norte, en la región septentrional de Filipinas.

Además de ser responsable de la muerte, tortura o detención ilegal de más de 100.000 filipinos, Marcos se apropió de forma ilícita de entre 5.000 y 10.000 millones de dólares, según la ONG Transparencia Internacional, lo que le convierte en el segundo líder más corrupto de la historia, solo por detrás del indonesio Suharto.

Facebook Comments
Comparte...Print this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pageShare on LinkedInEmail this to someone

URL: http://www.diarioelnacionalista.com.ve/?p=28810

Comentarios estan cerrados


divisor 2

divisor 2

EN TWITTER

Galería de fotos

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS (C) DIARIO EL NACIONALISTA C.A. 2017 | Rif: J-30174859-0 | DISEÑO Y MANEJO POR: DPTO. CREATIVO. (creativo@diarioelnacionalista.com.ve)