publicidad superior
Visto 90 veces

Radio venezolana cumple 91 años

RADIO

Especial/Durante los primeros meses de 1926 los habitantes de Caracas quedaron sorprendidos por el levantamiento de unas torres metálicas en las inmediaciones de la plaza de toros del Nuevo Circo.

De inmediato comenzaron los rumores y las “leyendas urbanas”. No pocos reaccionaron hasta con temor.

“La gente decía que esas torres las había mandado a construir el general Gómez para escuchar si alguien hablaba mal del Gobierno. Pocos suponían que presagiaban la pronta llegada de la a Venezuela”, recordaba siempre en sus tertulias Cecilia Martínez, la gran pionera de este medio de comunicación en el país.RADIO

La mágica caja de sonidos comenzó sus transmisiones el domingo 23 de mayo de 1926, a las 8:30 PM. Los estudios estaban instalados en la esquina del Tejar y sus oficinas comerciales de Sociedad a Camejo. Fue la iniciativa de dos emprendedores y visionarios, Luis Roberto Scholtz y Alfredo Möller, quienes convencieron al coronel del Ejército, Arturo Santana, para solicitar el permiso respectivo al Estado.

Santana era edecán de José Vicente Gómez, inspector general de la Fuerza Armada e hijo del dictador de turno. El respaldo institucional para el naciente experimento mediático parecía asegurado.

Pero AYRE tuvo una particularidad. Su sustento financiero no provenía, como hoy, de la publicidad comercial, sino del pago que los usuarios hacían mensualmente por el uso de los radiorreceptores. Algo así como la TV por suscripción del presente, lo que coloca a la emisora en un lugar de vanguardia que raya en la ciencia ficción.

ayre 1

Aunque la estación tenía el monopolio de las transmisiones, sin competencia, junto con el aparente respaldo del régimen, la vida del primer experimento radiofónico nacional fue efímera. Al poco tiempo de estar en funcionamiento, apareció la “piratería” con las llamadas “radios de galena”, que permitían escuchar la programación “de gratis”. Supuso un duro golpe a las finanzas de la empresa.

El otro hecho determinante fueron los problemas personas entre José Vicente Gómez y su padre, El Benemérito. Las hondas diferencias llevaron al mecenas de AYRE al exilio, lo que coincidió además con el aumento de la turbulencia interna por conspiraciones y protestas de los opositores al mandatario tachirense.

Con este aciago panorama se apagan los transmisores en 1928, y no será sino hasta diciembre de 1930, con la YV1BC Broadcasting Caracas (hoy RCR), que regresa, tras una pausa de dos , la radiodifusión a Venezuela.

Luego de nueve décadas la radio se mantiene como un medio de comunicación de grandes desafíos, que no escapa a las dificultades y retos actuales que impone la realidad . Sin embargo persiste como el gran aliado de la gente, el más cercano, para la faena cotidiana.

Facebook Comments
Comparte...Print this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pageShare on LinkedInEmail this to someone

URL: http://www.diarioelnacionalista.com.ve/?p=38217

Comentarios estan cerrados


divisor 2

EN TWITTER

Galería de fotos

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS (C) DIARIO EL NACIONALISTA C.A. 2017 | Rif: J-30174859-0 | DISEÑO Y MANEJO POR: DPTO. CREATIVO. (creativo@diarioelnacionalista.com.ve)