publicidad superior
Visto 106 veces

Hiram Gaviria: El mandato del 16-J fue “queremos cambio en paz”

Hiram Gaviria: El mandato del 16-J fue "queremos cambio en paz".

: El del 16-J fue “ en ”.

***El presidente de Puente insiste en la necesidad de encontrar soluciones sobre la base del respeto y acatamiento de la Constitución de la República, y empeñarse ambos bandos en una visión compartida de futuro.

Caracas/El dirigente político nacional Hiram Gaviria advirtió sobre la necesidad de “administrar nuestras victorias y avances políticos, para evitar echarlos por la borda como, por ejemplo, sucedió con la victoria de diciembre de 2015 con la elección de los miembros de la Asamblea Nacional”.

El presidente de la organización política Puente, abordó aspectos relacionados con los temas que hoy acaparan la atención de la opinión pública, como el llamado a paro, las amenazas del presidente Trump al Gobierno venezolano, las dos actividades celebradas el pasado domingo por la oposición y el oficialismo, y sobre la necesidad, según su parecer, de insistir en la necesidad de un entendimiento entre los dos grandes sectores en pugna para superar la actual crisis que hoy afecta al país, siempre en el marco de la paz.

Veterinario, con doctorado en Economía y Ciencias Políticas y un amplio curriculum que incluye un desempeño como dirigente gremial y exministro en el área agrícola, así como diputado a la Asamblea Nacional (AN) Hiram Gaviria, realiza una extensa actividad que lo ha llevado incluso ante el Vaticano para solicitar ante el propio Papa, luces que lo orienten en la búsqueda de la paz y el entendimiento entre los dos grandes sectores en pugna en Venezuela.

No incurrir en el pasado error

Pendiente como está la convocatoria por parte de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a un paro o huelga general por 24 horas mañana jueves, Hiram Gaviria advierte:

“En estos momentos, quienes adversamos al régimen, tenemos que ser muy cuidadosos, sensatos, ponderados, para  administrar nuestras victorias y avances políticos,  para evitar  echarlos por la borda como, por ejemplo, sucedió con la victoria de diciembre de 2015 con la elección de los miembros de la Asamblea Nacional. Sobre dimensionamos el mandato que recibimos del pueblo de ir al Parlamento para ayudar a Venezuela a resolver sus problemas.  Ojalá eso no ocurra ahora, que sobre dimensionemos el encargo que el pueblo nos dio el 16 de julio, y que debe quedar muy claro: el mandato de ese día fue: queremos cambio en paz, y cualquier acción, incluido este llamado a paro el 20, lo que haría sería aumentar la confrontación”.

Agregó en tal sentido, que “si el objetivo es  la búsqueda de una salida en paz, negociada,  con el reconocimiento del otro, no podemos  nuevamente desperdiciar la capacidad de negociación que hoy día tenemos”.

Atenerse a las consecuencias

Sobre lo que puede ser interpretado como una amenaza del presidente de Estados Unidos al Gobierno venezolano, sobre su disposición de aplicar sanciones en caso de insistirse en la convocatoria presidencial a la Asamblea Constituyente, comentó Gaviria que debe ser tomada en cuenta la posición de Donald Trump,  que se suma a las exigencias de autoridades de otros países e instituciones de la comunidad internacional en el similar sentido, y que si, por el contrario, insiste en ella y  si “además la utiliza como  poder constituido de facto para tratar de anular al país que le adversa, las consecuencias van a ser nefastas en los órdenes político y  socioeconómico”.

Dos mundos y un camino

Para Hiram Gaviria, los dos procesos del pasado domingo reflejan el mundo real de dos mundos que no se reconocen, pero que tienen la necesidad de reencontrarse para alcanzar la paz y superación de los graves problemas que afectan al país, donde destacó el desabastecimiento alimenticio y de medicinas, así como la inseguridad ciudadana, entre otros.

Se trata, según explica, de encontrar soluciones sobre la base del respeto y acatamiento al pacto  que señala la Constitución de la República, y empeñarse ambos en una visión compartida de futuro en beneficio de la actual y futuras generaciones, lo cual, según indicó, solo es posible lograrlo “si ponemos las ideas de unos y de otros sobre la mesa de negociación; para alcanzar  entendimientos,  que es lo que creo que quiere la mayoría de quienes tienen distintas visiones del país, y el grito de Venezuela es por el entendimiento y la paz”.

Indicó igualmente que para los nuevos intentos de acuerdo deben  existir varias condiciones:
en primer lugar,  la legitimidad de los  dialogantes, que representen y comprometan la voluntad de los vastos  sectores que representan; en segundo término,  garantes  y facilitadores seleccionados de mutuo acuerdo y con la presencia de un representante del Vaticano, que es también la representación de la Iglesia católica venezolana, institución que es aceptada por las dos partes, según indicó.

Asimismo  señala que es necesario contar además con  un programa de compromiso a cumplir por las  partes, el cual debe tener como primera exigencia  el trabajo en conjunto  para resolver los problemas que hoy agobian  a las mayorías nacionales  que es garantizar: el abastecimiento de alimentos, medicinas, elevación del poder adquisitivo, la  seguridad ciudadana; y, en  segundo lugar, negociar las condiciones y acordar el cambio político que reclama Venezuela.

“Y cuando digo que una de las  condiciones para que los  acuerdos tengan cumplimento y sean efectivos, es que quienes estén allí sentados tengan la legalidad de la representatividad.  Y en el caso de la oposición, la representación no puede ser solo de la Mesa de la Unidad Democrática; porque debe entenderse que existen nuevos actores: hay una generación que no milita en ningún partido, y que está luchando en las calles por un futuro mejor. Ese sector debe  estar allí, como también los de  las academias, los universitarios, los empresarios, lo trabajadores, los representantes de las diferentes  iglesias y de medios de comunicación,  para que verdaderamente haya una representación plural del espectro nacional, y para que no sea una negociación entre las cúpulas que luchan por la continuidad en el poder, por un lado, y por otro el que lucha por el desplazamiento de ese grupo. Porque es preciso que la agenda de la negociación no sea exclusivamente político-partidista, sino una agenda integral que ponga en primer lugar los problemas socieconómicos”, argumentó.

En cuanto a los puntos  para la negociación política, mencionó entre otros: la vigencia plena de la Constitución de 1999; el destino de iniciativas que se han creado con este  gobierno, como son los programas sociales; discutir el rol de las fuerzas armadas;  y un cambio en el sistema electoral para garantizar la participación proporcional,  para que las  minorías  tengan  representación en todos los cuerpos de elección popular y también en los distintos organismos del Estado.

“Eso me lleva , en relación con la agenda política, a insistir en la necesidad de que los venezolanos podamos contar con un Consejo Nacional Electoral  equilibrado, porque el actual es corresponsable de primer orden en la crisis que estamos viviendo, debido  que boicoteó el referéndum presidencial y  aplazó la elección de gobernadores. Nosotros  queremos un CNE equilibrado, como  también un Tribunal Supremo de Justicia independiente e imparcial,  Y lo más importante en el terreno político es que el cambio se produzca por la vía electoral y que no conlleve a retaliaciones; y especialmente, que haya garantías plenas a todos los venezolanos, de uno y otro lado. El cambio  no debe significar  persecución, retaliación, venganza o por razones políticas”, explicó finalmente  Hiram Gaviria.

Facebook Comments
Comparte...Print this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pageShare on LinkedInEmail this to someone

URL: http://www.diarioelnacionalista.com.ve/?p=41464

Comentarios estan cerrados


divisor 2

divisor 2

EN TWITTER

Galería de fotos

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS (C) DIARIO EL NACIONALISTA C.A. 2017 | Rif: J-30174859-0 | DISEÑO Y MANEJO POR: DPTO. CREATIVO. (creativo@diarioelnacionalista.com.ve)