publicidad superior
Visto 246 veces

“Otro plebiscito venezolanizaría el debate político en Colombia”

mauricio-lizcano-presidente-congreso-colombia_nacima20161126_0008_6

***El presidente del Congreso de Colombia, Mauricio Lizcano, defendió la decisión del gobierno de Juan Manuel Santos de dejar en manos del Legislativo la refrendación del nuevo pacto con las FARC

WILFER PULGARÍN
MEDELLÍN-COLOMBIA.-Tres motivos soportan la decisión del gobierno de Juan Manuel Santos de no someter a el nuevo acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia: la polarización, el costo y la urgencia. Esa explicación la dio el presidente del Congreso de Colombia, Mauricio Lizcano, que dirigirá el debate parlamentario que concluiría la próxima semana con la refrendación del pacto.

Lizcano, que pertenece a la misma organización política de Santos (el partido de la “U”),  señaló que llevar el acuerdo al Congreso se hizo, en primer lugar, para evitar que el debate político se “venezolanice” y que el país entre en una situación como la de su vecino, en la que “un día hacen una marcha a favor de (Hugo) Chávez o (Nicolás) Maduro y al siguiente otra de apoyo a la oposición”.

El 2 de octubre 6,5 millones de colombianos dijeron No al plebiscito con el que el gobierno pretendió validar el primer acuerdo con la guerrilla. Lizcano asegura que ese llamado a las urnas “no dejó nada bueno”: “Lo que hizo fue polarizarnos. Al final, si hubiéramos ganado los del Sí, igual se mantendría la confrontación y habríamos quedado en un limbo jurídico”.

La segunda razón para dejar el acuerdo de paz en manos parlamentarias, dijo, fue el costo que implica: 400 millardos de pesos (alrededor de 150 millones de dólares), una cifra enorme para un Estado que busca recursos y para un país que está a las puertas de una reforma tributaria.

La tercera razón es la fragilidad del cese el fuego existente entre el gobierno y las FARC. En este momento los miembros del grupo subversivo están armados, en zonas en las que actúan narcotraficantes y paramilitares, y últimamente han ocurrido combates en los que ha habido fallecidos. “Hoy estamos en el peor escenario, hay y no hay paz. Un plebiscito tardaría por lo menos ocho meses y es urgente evitar la violencia”, señaló Lizcano.

Aseguró que el Congreso no está sustituyendo al pueblo y que no se le va a “hacer conejo” (estafar) a los que votaron por el No. Afirmó que a los que adversaron el acuerdo firmado en La Habana, a cuya cabeza está el ex presidente Álvaro Uribe, se les tomó en cuenta 85% de sus observaciones. “Esta es una decisión política y no jurídica. En el Congreso (…) escucharemos a la oposición, a la sociedad civil, a las ONG y tomaremos la mejor decisión para Colombia y para los colombianos”, expresó durante su participación en el foro internacional Gobernamed 2016.

“Estamos sobre una bomba de tiempo”

Mauricio Lizcano tiene 40 años de edad, recientemente cumplidos, y es el presidente del Congreso más joven que ha tenido Colombia. Asumió el cargo cuando tenía 39 años y hoy es alguien para tener en cuenta en la renovación de la política colombiana.

Alguna vez estuvo en la órbita uribista, cuando el ex presidente Álvaro Uribe (que fue su padrino de bodas) contaba como aliado al actual mandatario nacional, Juan Manuel Santos. Ahora a Lizcano se le ubica en la orilla santista. Y él lo acepta y señala que está contento porque le toca dirigir la legislatura más importante de la historia republicana de Colombia, la de la paz.

Desde los 20 años de edad comenzó a recoger simpatías por su campaña para liberar a su padre, el ex congresista Oscar Tulio Lizcano, secuestrado por las FARC. Durante los más de cinco años que duró el plagio fue omnipresente en los medios de comunicación y se reunió con cuantas personas pudieran ponerlo en contacto con los guerrilleros, hasta que su papá se fugó. Entonces ya tenía una imagen hecha. Solo le quedó explotarla y convertirla en capital político.

En este momento, cuando sus ambiciones políticas lo han colocado en el centro de la atención nacional, le preocupa la poca credibilidad que tienen para los colombianos las instituciones, la política y los políticos. “Nosotros”, se incluye.

Al foro Gobernamed 2016, en el que se debate sobre el tema de la gobernabilidad,  llevó una ponencia denominada “Actitudes de los líderes para enfrentar la crisis”, que reconoce que el desafecto, la desesperanza y la desconfianza en la política tienen al mundo amenazado por una “bomba de tiempo”. El caso del plebiscito en Colombia, el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos, el Brexit en Inglaterra y los estremecimientos institucionales en varias naciones por la corrupción le llevan a pensar que el sistema de representación está en crisis.

A su juicio, el problema está en la falta de autenticidad de los lideres, fácilmente contagiable gracias a las redes sociales: “Los líderes no están diciendo lo que sienten, sino lo que creen que deben decir, y eso la gente lo nota”.

Facebook Comments
Comparte...Print this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pageShare on LinkedInEmail this to someone

URL: https://www.diarioelnacionalista.com.ve/?p=30540

Comentarios estan cerrados


divisor 2

divisor 2

EN TWITTER

Galería de fotos

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS (C) DIARIO EL NACIONALISTA C.A. 2017 | Rif: J-30174859-0 | DISEÑO Y MANEJO POR: DPTO. CREATIVO. (creativo@diarioelnacionalista.com.ve)