publicidad superior
Visto 85 veces

RUMBO SUR

BOTELLO 2

EL SACRILEGIO  en la iglesia parroquial de Villa de Cura según se determinó fue obra de alguien que no está en sus cabales. Fu detenido y luego liberado por lo que al día siguiente volvió a emprenderla contra la puerta del templo villacurano. Antes rompió el vidrio que resguarda la antiquísima imagen del Nazareno, tan venerado por el pueblo los miércoles santo; también rompió a pedradas un vitral de los que fueron instalados por el Gobierno nacional en 1972. Y seguirá cometiendo disparates si no se le busca solución.  Es el regalo a la iglesia en el año tricentenario del pueblo y los 299 años de la creación de la parroquia de San Luis de Cura.

   GRAVE SITUACIÓN en el mundo de la imprenta y en las artes gráficas en general. Los costos de los insumos ya están de la estratósfera. Una resma de papel tamaño carta que costaba hasta poco Bs. 12.000 se fue a las nubes, a los 24.000 bolívares. Para ñapa, hay dificultades con las planchas y negativos de litografía, la tinta y el papel que son importados. Están en riesgo numerosos hogares que dependen de la gente vinculada a la tipografía y litografía, aparte de las que ya han cerrado sus puertas en todo el país.

    SALIÓ UN literato español a descubrir a América nuevamente. En este caso a Venezuela. El periodista y escritor gallego Lois Pérez Leira dictó una conferencia en el Celarg de Caracas donde manifestó que le seguía la pista a la obra de Rómulo Gallegos, no solo la literaria sino la familiar. Supuestamente don Rómulo dijo alguna vez –asegura el periodista neodescubridor- que sus abuelos habían sido oriundos de Galicia. Nosotros, que hemos jorungado desde hace no menos treinta años su genealogía y publicado artículos y libros sobre la materia, determinamos que hasta sus tatarabuelos eran aragüeños de Villa de Cura y otros, más arriba, eran caraqueños. Nada menos hace unas semanas publicamos en Facebook su línea genealógica villacurana, su padre lo era, don Rómulo Gallegos Osío y su abuelo, don Manuel Vicente Gallegos López, villacurano también y su padre, tatarabuelo de don Rómulo, era caraqueño residenciado en Villa de Cura. En Villa de Cura existía el apellido Gallegos desde 1779, y así que lo tengo documentado. Nada de Galicia por ahora.

   SIGUIENDO EN LA ONDA HISTÓRICA, se estrenó la película sobre el general Cipriano Castro dirigida por Román Chalbaud. No la hemos visto ni pensamos hacerlo pero en una nota publicada en Últimas Noticias del jueves pasado, la periodista cuyas iniciales son AC, dice que el general Castro era “aguerrido, de mirada penetrante y voz de mando”. Si supiera la periodista que aguerrido sí era y “don Cipriano sí sabía pelear”, como lo ensalzó el general Gómez cuando le avisaron su muerte en Puerto Rico y después se fue al cine en el Teatro Maracay. Pero esos ojos penetrantes atisbaban en el corpiño de una joven con quien conversaba en la baranda del buque donde se trasladaba a Europa, como lo recuerda en su obra “Cinco años de mi cartera” su paisano el tachirense Pío Gil; de apetito libidinoso como lo escribió el escritor villacurano Omar Gutiérrez Hurtado en su libro “Cuando el tiempo se hace corto”, al recordar por voz de su padre que cuando el general Castro visitó la ciudad en 1905, le puso el ojo a la bellísima joven Juanita, hija del señor Juan Bautista Saltrón, de familias distinguidas locales; bailó con ella toda la noche. Cuando alguien se lo advirtió al señor Saltrón, se marchó a su casa no sin antes disculparse con el general Castro por la hora. Este montó en cólera por el desaire y del tiro se marchó. En cuanto a la voz de mando, no era tal. Era un voz cascada como lo escribió el general Emilio Fernández al comentar cundo se lanzó el Presidente desde el balcón de la Casa Amarilla el día del terremoto de Caracas a comienzos del siglo XX: “lo recogí del suelo chillando como una hembra”. En cuanto al don de mando, sería por el hecho de que mandaba a matar, como cuando lo hizo con el general Antonio Paredes lanzado desde un barco en un caño del estado Monagas; o cuando hizo preso hasta morir al oficial Carlos Alberto Taylhardat en Caracas.

   VISITAMOS BREVEMENTE a Choroní para dictar una charla sobre el origen de Puerto Colombia que cumple el año próximo 170 años de haber sido elevado a parroquia civil; antes solo era el vecindario La Isla. La gente de Puerto Colombia quiere que la lleven a la categoría de parroquia. Como parroquia y con más entradas económicas que el pueblo de Choroní, piensa que ya es hora de asumir esa responsabilidad. También quieren la preservación de su patrimonio histórico y artístico, como la iglesia del pueblo que data de 1878, la casa antigua de la hacienda San Antonio,  la casona de la hacienda Playa Grande y otras existentes.

   LAS CALLES de Villa de Cura no son para los vehículos. Huecos por todos lados al igual que las aceras. No solo en los barrios, convertidos en lodazales, sino las calles céntricas. Por ejemplo la Bolívar, la Comercio, la Páez que tiene un depósito de agua hedionda en el cruce con Bolívar y Villegas, la Comercio en el cruce con el callejón 1 de Las Tablitas, a lo que hay que agregar el botadero de animales y basura en el edificio inconcluso en el área poblada en esa calle entre el callejón 1 y 2.  La Alcaldía les quedó grande a los actuales ocupantes. Ni sienten ni padecen.

                   oldmanbotello@hotmail.com

     Oldman Botello

Facebook Comments
Comparte...Print this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pageShare on LinkedInEmail this to someone

URL: https://www.diarioelnacionalista.com.ve/?p=38086

Comentarios estan cerrados


divisor 2

EN TWITTER

Galería de fotos

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS (C) DIARIO EL NACIONALISTA C.A. 2017 | Rif: J-30174859-0 | DISEÑO Y MANEJO POR: DPTO. CREATIVO. (creativo@diarioelnacionalista.com.ve)