publicidad superior
Visto 101 veces

A mí no me juzga un militar

JOSE LUIS OPINION

Sainete en cápsulas

Venezuela cuenta con una colección fatídica de muertos desventurados que sobrepasa lo temible. Existe una sed insaciable de desangrar el temple de los ciudadanos decididos, hambrientos de justicia. El ahora defiende al empecinado, al saqueador riguroso que con violencia evitará toda costa, que le arrebaten el botín de territorio sembrado de desgracias.

 Ya tenemos suficiente con el viraje fragoroso de la razón, al desvirtuar la justicia y ponerla en manos del rufián, a expensas del infortunio de la población. Quienes tienen el deber de defender hasta el sacrificio a esta patria, le han dejado la puerta abierta al desafuero para que siga con su ultraje. Esta es una pesadilla delirante e impropia. Nada justifica tener el corazón desorbitado, con un idilio enfermizo e impertinente, por afianzar al corrupto en la silla del poder y deshonrar las calles, sacrificando a los valientes.

 Nos negamos a que nos juzguen los tribunales militares. Esa es una osadía terrible y común de dictaduras atroces. Seguro entendieron que el Ministerio Público y su fiscal, perdieron la mala saña y asumieron el camino polvoriento e irresistible de respetar la constitucionalidad, así sea por proteger su propio cuello de la guillotina internacional.

Con una desvergüenza irritante, los tribunales militares han juzgado a 295 civiles desde el mes de abril. Tal imprudencia lleva al colmo del desacato a la moralidad, la ley y el orden de un país, pues la carta magna claramente establece que, así haya cometido una falta militar, los civiles sólo pueden ser enjuiciados por tribunales civiles.

Cofavic tuvo reparos en afirmar, con tono resuelto y casi nobiliario —en un comunicado propio de quienes tienen la verdad en sus manos—, que el someter a los civiles a la jurisdicción militar, “ solo configura una gravísima violación de los derechos humanos y por tanto de los valores superiores del ordenamiento jurídico, sino además es una de las más determinantes rupturas de la Constitución y el abandono por completo del Estado de Derecho”.

Si queda en entredicho que la protesta pacífica sea una falta irremediable a la legalidad, mucho menos puede permitirse que tantos inocentes sean sentenciados en otros tribunales que no sean los ordinarios. Convencido estoy que serán otros aquellos con las rejas como convento. Resulta repudiable ver a guardias nacionales encolerizados, policías desvergonzados y malandrines en motos, liquidando a los valerosos y sin una pizca de quebranto en la conciencia.

No queda una leve de duda de estar inmersos en una dictadura, la cual sólo cuenta con una defensa febril de sus argumentos. Su única y crucial posibilidad de sostenimiento es la represión descorazonada para silenciar de malas maneras, al clamor popular por una democracia valedera. Se les acabó el combustible a la mentira. La propuesta de una constituyente manipulada e impulsada por ellos, simplemente ayudó a avivar los tormentos y a fortalecer las resoluciones por sacar de su trinchera de autoridad, a este régimen feroz e inhumano.

La protesta en la calle arrea un alucinante e inminente sueño de libertad. Llevan la residencia en el ímpetu de no permitir que se siga mancillando nuestra casa grande, para devolverla al nicho apacible de una sociedad convencional, justa y respetuosa.

MgS. José Luis Zambrano Padauy

Director de la Biblioteca Virtual de Maracaibo “Randa Richani”

zambranopadauy@hotmail.com

@Joseluis5571

Facebook Comments
Comparte...Print this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pageShare on LinkedInEmail this to someone

URL: https://www.diarioelnacionalista.com.ve/?p=38243

Comentarios estan cerrados


divisor 2

EN TWITTER

Galería de fotos

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS (C) DIARIO EL NACIONALISTA C.A. 2017 | Rif: J-30174859-0 | DISEÑO Y MANEJO POR: DPTO. CREATIVO. (creativo@diarioelnacionalista.com.ve)