publicidad superior
Visto 101 veces

Parlamento español rechaza la moción de censura contra Rajoy

En España se han presentado tres mociones de censura en Democracia: 1980, otra en 1987 y la de 2017, todas rechazadas

En España se han presentado tres mociones de en Democracia: 1980, otra en 1987 y la de 2017, todas rechazadas.

***La culminada este miércoles fue la tercera de censura de la democracia española tras la presentada por el socialista Felipe González el presidente centrista Adolfo Suárez (1980) y por el conservador Antonio Hernández Mancha el propio González (1987), ambas rechazadas.

Madrid/El presidente del Gobierno , Mariano , superó este miércoles una moción de censura que, aparte de situar en el centro del debate sus problemas con la corrupción, dejó atisbar un nuevo tono, de aparente mayor conciliación, entre las dos fuerzas de izquierda, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Unidos Podemos.

La moción, presentada por la coalición Unidos Podemos, obtuvo 82 votos a favor (lejos de la mayoría absoluta necesaria de 176), por 170 en contra y 97 abstenciones, 84 de ellas del PSOE, detacó Efe.

El resultado se daba por descontado, porque el líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, aparte de a los suyos, no ha logrado persuadir más que a un puñado de diputados de pequeños partidos de izquierda, sin convencer a su principal objetivo, los socialistas.

Justificada en el deterioro social y político que a juicio de Iglesias generan las varias decenas de casos de corrupción en los que están implicados cargos y exdirigentes del Partido Popular (PP) de Rajoy, la moción de censura ha supuesto un aluvión de críticas contra el partido del Gobierno por parte de todos los grupos.

“Cuando no se roba se gobierna mejor”, espetó Iglesias a Rajoy, quien optó por atacar al candidato a sucederle con argumentos como su incapacidad para conseguir en torno suyo una mayoría alternativa por medio de una moción que desde el principio estaba destinada al fracaso.

Iglesias insistió en que Rajoy pasará a la historia como “el presidente de la corrupción” y éste, concluido el debate, dijo a la prensa que el fracaso de la moción de censura muestra el rechazo a “radicales, extremistas y personas con comportamientos bastante poco saludables para el tiempo que vivimos”.

El portavoz del PP, Rafael Hernando, ha recordado a Podemos sus vinculaciones con países como Venezuela e Irán, cuyos regímenes -añadió- han financiado a ese partido de izquierdas, aunque la Justicia española nunca ha concluido que se haya producido esa financiación.

La otra vertiente de este debate ha sido la dialéctica entre los socialistas del PSOE (84 diputados) con Unidos Podemos (67) y la pugna que desde 2015 mantienen por el protagonismo de la izquierda en España.

La moción fue presentada por Iglesias cuando los socialistas todavía no habían elegido a su nuevo líder, que finalmente fue Pedro Sánchez, en apariencia más cercano a la izquierda que su rival, Susana Díaz.

Los analistas consideran que la moción pretendía ahondar en las diferencias entre los socialistas y atribuir a Podemos un papel de protagonista y única alternativa al PP.

Iglesias volvió a tender este miércoles la mano a los socialistas, no sólo para respaldar la moción sino con vistas al futuro.

La respuesta del portavoz socialista, José Luis Ábalos, fue mixta, ya que en la moción el PSOE se abstuvo, con el argumento de que una iniciativa como la de Podemos debe construirse con tiempo, intentando buscar puntos de acuerdo y consenso.

No obstante, Ábalos dejó la puerta abierta a una futura colaboración: “recojo el guante, estamos dispuestos a construir una mayoría alternativa para desmontar las políticas injustas del PP y pedir las reformas justas que reclama la sociedad”.

El socialista dijo al PP que, aunque “hoy saldrán de ésta, no lo celebren demasiado”, porque “muchos de los que les votaron ya no les aplauden, porque están cansados de tantos recortes, injusticias corrupción e indecencia”.

La culminada este miércoles fue la tercera moción de censura de la democracia española tras la presentada por el socialista Felipe González contra el presidente centrista Adolfo Suárez (1980) y por el conservador Antonio Hernández Mancha contra el propio González (1987), ambas rechazadas.

Se trata de una iniciativa por la cual el candidato promotor de la moción se convierte en jefe del Ejecutivo si obtiene la mayoría absoluta del Congreso (176 escaños) lo que hoy Pablo Iglesias tampoco logró.

Había 349 diputados presentes (faltaba uno), agregó AFP.

Los socialistas coincidieron en que el Gobierno conservador merece una censura, pero afirmaron que la iniciativa no estaba bien planteada, pues Podemos no intentó recabar antes los apoyos necesarios para que prosperara.  

“La moción no es viable. Es necesario presentar un candidato y un programa verosímil. No generemos una expectativa falsa”, reprochó a Iglesias el portavoz socialista para explicar su abstención, aun reconociendo que comparten diagnóstico y algunas propuestas.

Al término del debate, Rajoy mostró su satisfacción. “Ha habido un rechazo a los radicales, a los extremistas. La estabilidad es muy necesaria”, dijo el presidente, objeto de la tercera moción de censura en España desde el regreso de la democracia, en 1977, dos años después de la muerte del dictador Francisco Franco. Las otras también fracasaron.

Rajoy llegó al Gobierno en 2011, con una mayoría absoluta que perdió en las elecciones legislativas de 2015, fin del bipartidismo tradicional entre PP y PSOE por el auge de Podemos y Ciudadanos.

La fragmentación del llevó a otras elecciones en 2016 y a un bloqueo político de meses, que Rajoy finalmente superó, gracias a la abstención del PSOE, para obtener un nuevo mandato.

El PSOE celebrará el próximo fin de semana su congreso federal, en que tomará posesión oficial como líder Pedro Sánchez, de nuevo al frente del partido tras su rotunda victoria en las primarias de mayo.

Sánchez mantiene un discurso de oposición frontal al Ejecutivo del PP y ha mostrado sus simpatías por el modelo de Portugal, donde los socialistas gobiernan con el apoyo de los comunistas y el Bloco de Esquerda, equivalente luso de Podemos.

En mayo Podemos ofreció a Sánchez retirar su moción si el PSOE presentaba una, después de que no descartara hacerlo si volvía a dirigir el PSOE. Eso sí, “se hará siempre y cuando prospere, no para perderla”, advirtió Sánchez.

No obstante, tras el debate, Pablo Iglesias opinó que se han “tendido puentes para construir una alternativa” e insistió en que hay “una mayoría suficiente para echar al PP del Gobierno, ojalá antes de Navidad”.

La sintonía entre PSOE y Podemos en la crítica al Gobierno del PP se desvaneció sin embargo en otro tema central que ya frenó el acercamiento en 2016: Cataluña, por el rechazo de los socialistas al referéndum de autodeterminación que pretende realizar unilateralmente el Ejecutivo independentista catalán en esta región el próximo 1 de octubre.

Iglesias, que aboga por un referéndum pactado entre el Estado y las autoridades catalanas, pidió al PSOE que sea “valiente” y avance en el reconocimiento de la realidad “plurinacional” de España.

Los socialistas proponen una reforma constitucional de corte federal en el marco de la actual Carta Magna. “Política y no trincheras”, dijo el portavoz Ábalos, en aparente alusión a la consulta de octubre.

Facebook Comments
Comparte...Print this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pageShare on LinkedInEmail this to someone

URL: https://www.diarioelnacionalista.com.ve/?p=39434

Comentarios estan cerrados


divisor 2

divisor 2

EN TWITTER

Galería de fotos

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS (C) DIARIO EL NACIONALISTA C.A. 2017 | Rif: J-30174859-0 | DISEÑO Y MANEJO POR: DPTO. CREATIVO. (creativo@diarioelnacionalista.com.ve)