publicidad superior
Visto 86 veces

Más que un plebiscito y un referendo: El 16-J se sellará el cambio en Venezuela

Una joven activista de oposición tiene una pancarta que dice "no podemos conseguir un país diferente", durante una protesta contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro en Caracas, el 29 de junio de 2017. Una crisis política y económica en el país productor de petróleo ha generado a menudo manifestaciones violentas de manifestantes que exigen la renuncia del presidente Nicolas Maduro y nuevas elecciones. Los disturbios han dejado a 76 personas muertas desde el 1 de abril. / AFP PHOTO / JUAN BARRETO

Una joven activista de oposición tiene una pancarta que dice “no podemos conseguir país diferente”, durante una protesta contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro en Caracas, el 29 de junio de 2017. Una crisis política y económica en el país productor de petróleo ha generado a menudo manifestaciones violentas de manifestantes que exigen la renuncia del presidente Nicolas Maduro y nuevas elecciones. Los disturbios han dejado a 76 personas muertas desde el 1 de abril. / AFP PHOTO / JUAN BARRETO

Especial/La Asamblea Nacional (AN) hizo la convocatoria: Consulta popular sobre el rumbo que debe asumir el país. Le puso fecha: Domingo 16 de julio. Y las dudas comenzaron a surgir. ¿ o ? Es una de las preguntas más repetitiva durante los últimos días. También está en discusión lo que pasará una vez se tengan los resultados de ese proceso que se hará sin el aval del Consejo Nacional Electoral (CNE). La respuesta de la dirigencia opositora ha sido coincidente: “Lo que se decida ese día se debe respetar, no hay nada más vinculante que la voz del pueblo. Y eso lo defenderemos en la calle en una nueva etapa de la lucha por la democracia”.

Así de tajante fue el diputado  Ángel Álvarez Gil. Él no duda en ningún momento del carácter vinculante, constitucional y soberano de ese proceso. Así, cuando la dirigencia opositora tenga el domingo 16 los votos totalizados de las tres preguntas que se harán, esos resultados deben respetarse.

En el documento firmado por unanimidad por los diputados de la AN el 5 de julio, la legalidad de la consulta queda en evidencia, al citarse los artículos 5, 62, 70, 71 y 187, numeral 4 de la Constitución nacional, que consagran la realización de un referendo consultivo.

El planteamiento del plebiscito es un acto de desobediencia civil que responde a la búsqueda de un camino ante todas las puertas de democracia que se han cerrado en el país. “El año pasado nos robaron el revocatorio y el derecho a elegir gobernadores, nos quitaron tres diputados, han desautorizado la soberanía del pueblo respecto a los temas que se debaten en la AN. A los venezolanos con vocación democrática nos queda participar de manera contundente este 16 para darle un duro golpe al régimen criminal”.

TRES PROPÓSITOS CLAROS

Son tres preguntas las que deben responder los ciudadanos el próximo 16 julio. La primera es para conocer si el pueblo rechaza y desconoce la instauración de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) propuesta por Nicolás Maduro; la segunda es la solicitud de la ciudadanía a Fuerza Armada Nacional (FAN) para que obedezca y defienda la Constitución y respalde las decisiones de la AN; y la última para aprobar la renovación de los Poderes Públicos y la conformación de un Gobierno de Unión Nacional para restituir el orden constitucional.

El diputado Américo De Grazia explicó que la consulta tiene tres propósitos fundamentales. El primero es legitimar, a través del voto universal, secreto y directo, fuera y dentro del país, la activación de los artículos 333 y 350. “Esa no es una acción unilateral de la AN sino respaldada popularmente, no solo de quienes están marchando en las calles, sino una decisión de la ciudadanía en general”.

El segundo es empoderar del 333 y 350 a las FAN. “Que el pueblo le ordene a las Fuerzas Armadas que contribuyan a reponer el orden constitucional, porque el artículo 333 reza de manera particular que todo venezolano, investido o no de autoridad, está en la obligación de restituir el hilo constitucional, y el militar no puede sentirse eximido”. Recordó que cuando Wolfang Larrazábal actuó en contra de Marcos Pérez Jiménez no fue para darle un golpe de Estado, sino para  convocar a elecciones. “Todo debe ser legitimado por la vía del voto”.

El tercero es pedirle autorización al pueblo para que, desde la AN, se instrumente un mecanismo de acción inédita, de un gobierno de transitoriedad, urgencia y unidad nacional.

¿ HACER EL 16 DE JULIO?

La dirigencia opositora nacional anunció que serán mil 600 puntos en todo el país en los que se podrá votar el 16 de julio. Los centros exactos que se destinarán para el proceso se darán a conocer en los próximos días. Las universidades, colegios profesionales, iglesias y canchas deportivas son algunos de los que están siendo estudiados.

El proceso es sencillo. El elector deberá presentar su cédula de identidad al miembro de mesa “A”, quien verificará que su fecha de nacimiento sea anterior al 16 de julio de 1999 y le entregará la boleta de participación para que ejerza el voto y lo deposite en la urna. Posteriormente, en el cuaderno se escribirán sus datos personales para que firme y estampe su huella dactilar.

Marcos Bozo, diputado de la AN aseguró que  será una gran maniobra de protesta. “Serán millones de venezolanos desconociendo el Gobierno de Maduro, una presión democrática y civil ante lo que estamos padeciendo, es una gran oportunidad para decirle al mundo que somos millones que exigimos respeto a la Constitución”.

¿Y EL 17 QUÉ?

No hay otra opción. Seguir en la calle para defender la decisión de la mayoría. Esa es la apuesta de la dirigencia opositora. “El pueblo tiene que mantenerse atento a las nuevas acciones, porque se viene una nueva etapa en la resistencia de calle pacífica, que busca el rescate de la libertad. Nos debemos organizar, seguir juramentando a los Comités de Rescate de la Democracia (CRD), no debemos tener miedo, el cambio viene”, aseguró Álvarez Gil.

De Grazia coincide. “El pueblo está indomablemente en las calles y eso se afianzará”. Para ellos no es problema que el CNE no respalde la consulta popular que se tiene prevista. “Son los magistrados del TSJ y el propio Poder Electoral los que no están avalados por los venezolanos”. Por eso el plebiscito se hace de espalda a ellos.

Facebook Comments
Comparte...Print this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pageShare on LinkedInEmail this to someone

URL: https://www.diarioelnacionalista.com.ve/?p=40907

Comentarios estan cerrados


divisor 2

EN TWITTER

Galería de fotos

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS (C) DIARIO EL NACIONALISTA C.A. 2017 | Rif: J-30174859-0 | DISEÑO Y MANEJO POR: DPTO. CREATIVO. (creativo@diarioelnacionalista.com.ve)